ORIENTACION VOCACIONAL

La importancia de la Orientación Vocacional y las técnicas de estudio.


Ante la gran diversidad actual de opciones en la oferta educativa para el nivel superior, se observa que es cada vez más común que los jóvenes de hoy en día se enfrenten ante un estado total de indecisión que los lleva en muchas ocasiones a experimentar estados de ansiedad, estrés, pánico o por el contrario apatía e indiferencia ante el asunto.

Es por esto que se está dando un fenómeno importante de deserción escolar y cambios constantes de carrera, pues al pasar algunos semestres, es común en los jóvenes escucharles decir que se dieron cuenta de que lo que escogieron “no es lo que esperaban” o “me confundí, esto no es lo mío”, etc.

De ahí la importancia, y recalco, mucho más hoy en día, de una adecuada Orientación Vocacional, que permita el auto-conocimiento y auto-descubrimiento de las aptitudes, intereses y tipo de personalidad, de manera tal que al conocer todo esto, se pueda elegir una opción congruente con los 3 aspectos anteriores. Esa es la clave de una buena elección vocacional, que nos ayuda a cumplir nuestra “misión de vida” desarrollando el paquete de capacidades con las que nacimos y entonces es cuando “se es uno” con el camino que escogimos, “abrazamos ese camino” y nos sentimos felices.

Por otra parte, es importante señalar que el análisis de la personalidad y temperamento de la persona es un punto fundamental e indispensable trabajar para que ésta pueda perseverar en la opción elegida, pues de esta esfera emana la motivación, ya sea para el estudio, trabajo, etc., y vemos a ésta como algo previo que sustenta cualquier proceso de aprendizaje.

Además, algunas investigaciones demuestran que la inteligencia y las facultades especiales solo determinan de un 50-60% el éxito de los estudios. La otra mitad la determina el esfuerzo y las técnicas de estudio, así como la organización de nuestro tiempo y otros factores ambientales. Por lo tanto, es de suma importancia que empleemos nuestro tiempo provechosamente en técnicas que nos permitan mejorar sustancialmente nuestro rendimiento y eficiencia en los estudios, puesto que dichas técnicas convertidas en hábitos son la base o estructura externa que forma en cada uno de nosotros la estructura interna necesaria para echar a andar proyectos en un futuro, concluirlos y alcanzar nuestras metas.
La motivación y las técnicas de estudio, así como el apoyo para la creación de hábitos, pueden hacer que un estudiante supere año tras año y sin sentirse presionado sus estudios, y facilitar su trayectoria académica sin estar necesariamente dotado de cualidades mentales sobresalientes.

Desde nuestro punto de vista esto es una excelente noticia en el sentido de que entonces, aquel pretexto trillado por medio del cual los estudiantes se excusan diciendo coloquialmente “es que no me da, pero no es mi culpa”, definitivamente puede ser compensado a través del entrenamiento en Técnicas y Hábitos de Estudio, acordes a su perfil de inteligencia, pedagógico, de personalidad y vocacional.

En mi experiencia en el trabajo clínico y educativo de la psicología, he logrado constatar que cuando un estudiante conoce su Perfil Psicológico, elaborado a través de pruebas de inteligencia, emocionales, de personalidad, vocacionales, etc., aunado al entrenamiento en el uso de técnicas y hábitos de estudio acordes a dicho perfil y a su perfil profesional, logra sentirse más seguro de sí y con mayor autonomía, y en general, el proceso de toma de decisiones de cualquier índole que éstas sean y de cualquier grado de relevancia para su vida, se vuelve mucho más sencillo e incluso satisfactorio; en pocas palabras y desde la perspectiva que en el Centro de Psicología Integral manejamos, la Orientación Vocacional y el entrenamiento en el aprendizaje de Técnicas y Hábitos de Estudio son una necesidad imperante entre los estudiantes hoy en día, puesto que sus efectos se ven reflejados, como seres integrales que somos, en todos las esferas de su vida, permitiendo explotar al máximo las potencialidades y ser personas más felices, pues le permiten ser flexible y adaptarse a los requerimientos de un contexto sociolaboral cada día más cambiante, exigente y sofisticado.

Psic.. Margarita Patrón Casares


REFERENCIA: Revista Red Educativa. Julio 2009. Mérida, Yucatán, México.
Comments