TÉCNICA PARA LIBERARTE DEL ESTRÉS

Siempre que estamos estresados nos aconsejan que inhalemos profundo y que exhalemos lentamente. 

La inhalación está controlada por el sistema nervioso simpático. Esto genera una reacción de alerta en el cuerpo, aumenta la presión arterial. Exhalar lentamente hace lo contrario, manda una señal de relajación y disminuye las señales de peligro en el cuerpo.  Este conocido remedio en efecto reduce el estrés, pues al exhalar lento se logra que el sistema parasimpático o de relajación prevalezca sobre el sistema simpático o de alerta. Sin embargo esta técnica toma mucho más tiempo que si lo hiciéramos de otra manera más efectiva.

La próxima vez que sientas preocupación o estrés haz lo siguiente:

 

1.   En primer lugar, toma consciencia de tu estado que denota nervios o estrés.  Toma un momento para conectarte con éste estado de ánimo.

2.   Una vez que has detectado las sensaciones de estrés en tu cuerpo, exhala el poco o mucho aire que tengas. No inicies tu relajación con una inhalación. 

3.   A continuación, Inhala lento y sin profundidad. Exhala más lento nuevamente todo el aire que tengas.

4.   Sigue así, inhalando lento a un tercio o a lo mucho a la mitad de tu capacidad pulmonar y enseguida exhala lento hasta quedar sin aire.

 

Enfócate en la exhalación lenta. También puedes soplar lentamente el aire por la boca, con una exclamación suave que para ti denote relajación como: "aaaah" o "mmmmm". Lo más importante es que siempre te enfoques en exhalar lento como primer paso.  

Con esta técnica descubrirás que el estrés cede de inmediato. La puedes aplicar en cualquier momento del día, al manejar, en una junta, en una charla estresante familiar, de negocios o en cualquier otra circunstancia.



Comments