LA ORACIÓN CONTROLA EL ESTRÉS

Impresiones de dos menores y consejos de una especialista

¿Qué ocasiona estrés a los niños y adolescentes? La carga de actividades en la escuela, especialmente cuando la tarea es mucha, hay exámenes en puerta o tienen que hacer una exposición oral frente a todos sus compañeros.

En el caso de Adriana, de 14 años, eso hace que se sienta nerviosa, con miedo; le sudan las manos y aunque en apariencia controla los síntomas, éstos se agravan cuando el momento que no quiere que llegue se acerca. Sufre una reacción orgánica severa que le ocasiona dolores de cabeza o estómago. Según dice, hay otras cosas que la estresan como no entender algo en clase.

“Cuando mi maestro explica algo y no lo entiendo, me molesto... me da coraje y lo que hago es arrancar una hoja de mi cuaderno y arrugarla”, revela.

Generalmente la ansiedad que sufre se relaciona con episodios escolares; también hay otros factores que le afectan, como cuando está enferma y tienen que inyectarla... Otra situación que le genera estrés es cuando sus padres discuten por alguna situación del hogar. “Sé que se quieren, pero cuando los oigo pelear me altero”, explica.

Francisco, de 9 años, oye hablar del estrés, mas no sabe a ciencia cierta qué significa exactamente; lo traduce como molestia o estar nervioso. No está errado: el estrés desencadena ansiedad, nerviosismo y hasta temor.

Viéndolo de esta manera, asegura que él sí se estresa con frecuencia, porque hay muchas cosas que le alteran. Por ejemplo, levantarse temprano, tener que hacer muchas tareas o tener que aprenderse de memoria varias lecciones en un mismo día... y no conseguir la figura del álbum que desde hace semanas colecciona con esmero.

“Creo que también me estreso cuando voy con mi papá en el automóvil... él les grita a los demás, dice que manejan mal y lo van a chocar”, expresa. Otra cosa que lo altera es escuchar los consejos o regaños de sus padres. “No me gusta que me digan cosas... siento que me molesto, que ya no quiero escucharlos”.

Una de las mayores cargas de ansiedad la manifiesta ante los videojuegos, según indica su madre. Cuando no puede avanzar de nivel o no alcanza los puntos que quiere o no gana el juego, se altera y empieza a gritar, quiere aventar el control de la consola de juego y casi llega al llanto.

Por eso se le limita el uso de los videojuegos y su madre le aconseja que, si le estresa, no juegue, porque “se hicieron para que los niños se diviertan no para que se estresen... si te altera, apágalo”. Ambos testimonios son ejemplo de que niños y adolescentes sufren estrés por causas diversas, así que enseñarles a controlar esa ansiedad debe ser parte de la tarea de los padres, que deben empezar consigo mismos.

Muchas veces la ansiedad que padecen es resultado de la forma en que ven que sus padres enfrentan sus problemas... El estrés se puede controlar de varias formas. Margarita Patrón Casares, directora del Centro de Psicología Integral, asegura que “uno de los métodos más efectivos es la oración: la inteligencia espiritual incluye la emocional y la mental, y es una parte existente y muy importante, que lamentablemente no se fomenta hoy.

“La oración, sin importar el tipo de creencias que una persona tenga, ayuda a dormirse tranquilo y a despertar contento”.

Recuento positivo Con los niños también ayuda preguntarles antes de dormir qué cosas que vivieron ese día los hicieron felices. Al hacer esto, explica, los latidos del corazón, las ondas del cerebro y las emociones entran en armonía completa. Los adultos también pueden controlar el estrés con meditación y yoga, añade.

El centro que dirige la psicóloga Patrón Casares cuenta con un Club de Niños, en el que se imparten talleres de terapia emocional y de conducta. Están dirigidos a niños desde 3 hasta 15 años. Adicionalmente se brindan terapias individuales a personas de 16 años en adelante.

REFERENCIA: Diario de Yucatán (Ir al Artículo)
Comments