FORMAS DE ENFRENTAR LA ANSIEDAD

Una de las básicas es realizar ejercicio de manera regular

Hay diversas estrategias para enfrentarse al estrés: pueden ir desde las técnicas de relajación y respiración hasta terapias, el ejercicio físico y la oración.

Muchas veces el estrés en niños y adolescentes es consecuencia de lo que los padres de familia reflejan, que son como “espejos” para los hijos, en los cuales se proyecta su propio estrés. Por ese motivo las diferentes técnicas para disminuir la ansiedad se recomiendan por igual para personas de todas las edades.




La psicóloga Margarita Patrón Casares, directora del Centro de Psicología Integral, indica que una de las formas más efectivas de reducir el estrés es hacer ejercicio. Hay otros métodos más específicos, como la técnicas de relajación de la respiración.

Una forma sencilla es hacer tres inhalaciones profundas, y en cada vez realizar exhalaciones sacando el aire lentamente y sonándolo, es decir, haciendo ruido, similar a cuando se desinfla un globo. Esta técnica, según dice la especialista, es muy útil para la reducción del estrés.
La visualización de un lugar agradable para la persona es otro tipo de técnica. En este caso se necesita que tanto el niño como el adulto sean guiados por un experto que les ayude a “construir” ese sitio. La “terapia luz” es una de las formas de relajación con visualización. La especialista explica que toda persona tiene dentro una luz, que es de diferente color en cada uno, y cuando se está estresado esta luz se ve disminuida y comprimida.

Con la “terapia luz” se induce a la persona a expandir de nuevo su luz interior, y se logra que quede relajada y con un buen nivel de actividad.

La aromaterpia y caminar tocando o sintiendo la naturaleza son también formas para reducir el estrés. Simplemente sentir la brisa o fijarse en el movimiento de las hojas de los árboles, y observar la Luna son formas de relajación, “porque la naturaleza es sanadora”.

Los niveles de estrés también se pueden controlar al realizar un paseo o descanso durante una tarde entre semana. Sobre todo en el caso de los niños, tener diariamente un rato de esparcimiento y descanso es necesario. Ir al cine o al parque, o simplemente romper hojas de árboles cítricos y olerlas ayudan a reducir el estrés, así como el masaje entre los dedos de las manos.




Que los adultos sean afectivos y pasen un tiempo de calidad con sus hijos es una de las maneras más recomendables de reducir en ellos los efectos de la ansiedad.— Iris Ceballos Alvarado

REFERENCIA: Diario de Yucatán (Ir al Artículo)
Comments